En el gobierno están preocupados por la escalada de violencia pero Macri pidió seguir la sesión y reforzar la seguridad

Estamos preocupados por la escalada de violencia que se está viendo. Pero no podemos frenar el Congreso por un grupo de inadaptados que tiran piedras y solo buscan interrumpir el desarrollo de las instituciones”. La frase partió hace instantes de un encumbrado funcionario del gobierno que desde la Casa Rosada sigue junto con Mauricio Macri los desmanes en torno al proyecto de reforma previsional. Y en este contexto el Presidente ya impartió dos órdenes concretas: reforzar con fuerzas de seguridad de la Nación la zona de los desbordes sociales y continuar con la sesión de Diputados.

Macri continúa en estas horas con su agenda habitual en su despacho aunque el clima de ebullición y preocupación en la Casa Rosada ante los enfrentamientos de los manifestantes con la policía de la Ciudad en el Congreso alteró todo el orden interno y el clima de preocupación es visible. El tema de mayor enfoque del gobierno está puesto en lo que ocurre en estas horas en la calle y en contacto permanente con los ministros que están en Diputados, entre ellos el jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Minutos antes de las 5 de la tarde, el Presidente dejó la Casa Rosada y partió rumbo a la quinta de Olivos.

La decisión de Macri, por ahora, será que el bloque de Cambiemos en la Cámara baja insista con el proyecto de ley previsional y no se levante la sesión. “Si esta vez vamos a un cuarto intermedio vamos a dejar que un grupo de inadaptados nos maneje el Parlamento y así no funciona una democracia”, dijo a Infobae un ministro que mantiene contacto permanente con el jefe de Estado.

De esta manera, Macri ordenó a su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que envíe al Congreso un refuerzo para la policía de la Ciudad con fuerzas de la Policía Federal. También irá la Gendarmería, pero la  intención es que no se repita un fuerte enfrentamiento como el que hubo el jueves pasado. Desde la Casa Rosada remarcaron que entre los manifestantes hay grupos “anarquistas” que “lo único que buscan es desestabilizar al gobierno”. Así, destacaron que hay más de 10 policías heridos con piedras y otros objetos que lanzaron los manifestantes.

Según reveló un allegado a Macri, el presidente no está siguiendo por TV los acontecimientos sino que sigue con su agenda programada. A las 15 mantuvo una reunión con los directivos de la constructora suiza Lafarge Holcim. Sin embargo, estas reuniones no le impidieron a Macri mantener una comunicación directa con Marcos Peña, Patricia Bullrich, el presidente de Diputados, Emilio Monzó y el diputado radical Mario Negri. A todos les impartió la misma orden: seguir adelante con la sesión y garantizar la seguridad en las inmediaciones del Congreso.

Por otra parte, en el Gobierno creen que es el liderazgo de Macri  lo que se está poniendo en juego y no quieren dar marcha atrás en estos momentos ya que entienden que eso sería una muestra de debilidad política.

Fuentes gubernamentales destacan que los grupos violentos no tienen nada que ver con los sindicatos ni con los partidos de izquierda tradicionales. ATE y la CTA pidieron expresamente desvincularse de los sectores que protagonizaron los incidentes en los alrededores del Congreso.

FUENTE: INFOBAE

Dejanos tu comentario