España sigue sumando casos de coronavirus y las regiones aplican nuevas restricciones

Si bien no hay datos nacionales de España durante el fin de semana, las autoridades de Cataluña informaron hoy que tuvieron 1.044 casos positivos de coronavirus y 13 fallecidos en las últimas 24 horas, mientras que en el País Vasco hubo 610 nuevos contagios, en Andalucía 455, en Navarra 160 y en Islas Canarias 146.

España, con casi 343.000 casos comprobados de coronavirus es el país de Europa más afectado por la pandemia y ocupa el 11° lugar a nivel global, y el total de muertos supera los 28.600.

Con este panorama, las regiones españolas comienzan a aplicar progresivamente las nuevas restricciones acordadas con el Gobierno nacional para frenar el contagio de coronavirus, que crece sin freno desde hace varias semanas, como el cierre total de discotescas, bares de copas y otros establecimientos de ocio nocturno, reportó la agencia de noticias EFE.

Dos de las 17 regiones españolas, La Rioja y Murcia hicieron punta y activaron entre ayer y hoy las restricciones unificadas y coordinadas con el resto de administraciones públicas.

Las medidas comunes de cumplimiento obligatorio y las recomendaciones abarcan el ocio nocturno, la hostelería (bares), los centros sociosanitarios, los eventos multitudinarios, los cribados específicos de pruebas PCR y el consumo de alcohol y tabaco. Deben ser aprobadas previamente y publicadas de forma oficial por cada autoridad regional para aplicarse.

Una de las más novedosas, que ya habían decidido por su cuenta Galicia y Canarias, es la prohibición de fumar en la vía pública o espacios al aire libre cuando no sea posible una distancia mínima de dos metros entre personas, con el fin de evitar que el virus se transmita en el humo exhalado.

También se limita la ocupación de mesas de los servicios de hotelería y restaurantes a diez personas y se adelanta su cierre a la 1 de la noche.

En los centros sociosanitarios o residencias de mayores será obligatorio realizar pruebas PCR a los nuevos ingresos y a empleados que regresen de un permiso o vacaciones; y se limitan las visitas a una persona por residente y un máximo de una hora al día.

El País Vasco declarará mañana la emergencia sanitaria, de la que se derivarán mayores restricciones en aforos, agrupaciones de personas y horarios de hostelería, además de zonas de confinamiento selectivo si se dan situaciones de peligro.

A pesar de que los contagios crecen en distintas regiones, sobre todo vinculados con los encuentros sociales de gente joven, unas 2.500 personas se concentraron hoy en la plaza de Colón, en Madrid, para manifestarse en contra del uso obligatorio de tapabocas y de otras medidas implantadas por el Gobierno para intentar que escalen los nuevos casos.

Entre otros argumentos estos manifestantes dicen que usar mascarillas es “atentar contra los derechos humanos”, porque “las personas sanas no deberían llevar mascarillas”, la cual consideran “una auténtica tortura”.

Pero además, culpan a las autoridades de crear “una falsa pandemia” y piden a la Orgnización Mudial de la Salud (OMS) que cese en sus protocolos, ya que “las consecuencias colaterales de esta pandemia es que ya han muerto más de 1.400.000 personas tuberculosas” y consideran que al finalizar el verano “lo harán alrededor de 300.000 al día, pero éstas de hambre”.

Dejanos tu comentario