REFUGIADOS EN HOTELES Y EN SUS CASAS, FAMILIAS ARGENTINAS ESPERAN EL PASO DEL HURACÁN IRMA EN FLORIDA

0
4

Familias argentinas residentes en la península de Florida y turistas
esperan en sus casas o en hoteles la llegada del huracán Irma, que ya tocó
tierra, pero que avanza hacia el norte con vientos promedio de casi 200
kilómetros por hora.
Refugiados en un hotel del centro de la ciudad de Tampa -al oeste de la
península-, una familia de argentinos debió evacuarse dos veces en cuatro
días tras la advertencia, en un primer momento, de que el huracán avanzaría
por la costa este de Florida.
“Alquilamos una casa en la zona de Hollywood (al este de Florida) para
pasar las vacaciones, pero el miércoles nos dijeron que teníamos que
evacuar. Nos vinimos para el lado de Tampa, fuimos a un hotel cerca del mar
y ayer nos obligaron a evacuarlo”, expresó a Télam Monica Marciadri,
argentina ahora refugiada junto a su esposo y otros tres familiares en un
hotel del centro de la ciudad.
“Fue una locura, tuvimos que llamar por teléfono de urgencia, pero
conseguimos un cuarto y ahora estamos en un hotel muy preparado.
Repartieron linternas ante un posible corte de luz y nos pidieron que nos
alejemos de las ventanas”, indicó Marciadri, quien había llegado a la
ciudad de Miami el 31 de agosto último.
Según Mónica, ante la llegada de la peor parte de la tormenta, tanto
periodistas como turistas que están hospedados en el hotel no se animan a
salir hasta que pase el huracán.
“La realidad es que nadie se atreve a salir. Las calles están vacías. Es
imposible estar afuera”, indicó.
Al mismo tiempo, en un departamento en la zona de Weston -a 50 kilómetros
de la costa este de Miami- otras dos familias de argentinos esperan por el
paso del huracán y por el fin del toque de queda impuesto por las
autoridades que comenzó este sábado y que continuará hasta el lunes a las
10.
“Desde hace tres días que no salimos de casa. Abrimos la puerta hoy a la
mañana para filmar un video, pero hace un rato intentamos de vuelta y ni
siquiera pudimos por la fuerza del viento”, contó a esta agencia Verónica
Vacas, argentina residente de Miami.
Según contó, los preparativos de alerta a la población comenzaron el lunes
último, cuando ya era seguro que el huracán llegaría a la península.
“Empezaron a bajar el nivel de los lagos para manejar las inundaciones,
extendieron los horarios de atención de los supermercados y nos informaron
de qué abastecernos -alimentos no perecederos, pilas, herramientas de
protección de ventanas, etc.- y cuánto comprar”, indicó Verónica.
La prioridad para la evacuación fue para las zonas más bajas y más cercanas
a la costa, para lo cual se dispusieron refugios públicos a los que fueron
miles de personas pero, a diferencia de años anteriores, esta vez hubo
mucha más gente que se evacuó por sus propios medios.
“Irma llegó poco después del huracán que tocó Texas (Harvey). La gente
estaba más susceptible, y como advirtieron que éste era más grande, de
mayor intensidad y que iba a entrar de lleno en la península, mucha gente
se fue a ciudades del norte como Orlando y Tallahassee”, explicó Vacas.
Esta tarde, a las 16.35 de la Argentina, Irma tocó tierra en la ciudad de
Marco Island, a 20 kilómetros de la ciudad de Maple, al sudoeste de
Florida, con categoría 3, vientos promedio de 185 kilómetros por hora y
ráfagas de hasta 230, según informó la Central estadounidense de Huracanes
(NHC).
Mientras tanto, la tormenta avanza hacia el norte con una velocidad de 19
kilómetros por hora, según el NHC, que advirtió contra la inminencia de
marejadas en Naples y Marco Island.

Dejanos tu comentario