Boca finalizaba la práctica, apareció Riquelme y reunió al plantel: qué dijo a horas del choque con River

El vice del Xeneize, líder del Consejo de Fútbol, le dejó un mensaje a los jugadores sobre el impacto que puede tener el Superclásico. El equipo acumula tres derrotas consecutivas.

Juan Román Riquelme, en el predio de Boca.

En el entrenamiento de Boca de este viernes una imagen llamaba la atención de los habituales cronistas del lugar. Habían pasado varios minutos del mediodía y la mayoría de los autos de los jugadores del plantel seguían allí, cuando la práctica había finalizado sobre las 11:15. Todos permanecían allí porque cuando cada uno emprendía el regreso a su casa apareció Juan Román Riquelme y los reunió a casi todos en el centro del campo.

El ídolo, de gran poder en la dirigencia del club desde el Consejo de Fútbol, habló con el plantel de cara al Superclásico con River que se jugará el domingo en la Bombonera, por los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional, y les habló de lo que espera de los jugadores. “De ustedes depende que el hincha de Boca sea feliz”, fueron las palabras utilizadas por Román, quien poco después repitió el concepto: “Que el lunes el hincha esté feliz dependerá de todos ustedes”, les dijo e incluyó en su visual al cuerpo técnico.

Boca es uno de los cinco equipos habilitados para volver a los entrenamientos el 10 de agosto de cara a la Copa Libertadores.

En un círculo formado alrededor de Riquelme estaban los futbolistas, el técnico Miguel Russo, sus colaboradores y el resto de los integrantes del Consejo (Raúl Cascini, Marcelo Delgado y Jorge Bermúdez), uno de los cuales también tomó la palabra y dijo: “Cuando nosotros llegamos, muchos de ustedes creían que se les terminaba el ciclo, sin embargo están jugando y hoy tiene la posibilidad de seguir haciendo grande a Boca”.

Los que se fueron antes
Fueron al menos dos los jugadores que no estuvieron en la repentina reunión que organizó Riquelme. Es que no hubo aviso formal ni con antelación y algunos como Emmanuel Mas y Marcos Rojo ya se habían ido cuando el dirigente apareció en el entrenamiento, minutos después de que uno de sus colaboradores le advirtiera a los jugadores que quería hablar con ellos.

El Superclásico
Boca trabajará el sábado desde las 10 en complejo Pedro Pompilio, en Casa Amarilla, para luego quedar concentrados en un hotel del barrio porteño de Monserrat.

El Xeneize jugará en la Bombonera el próximo domingo ante River desde las 17.30, por los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional, con el arbitraje de Facundo Tello.

River, por su parte, se entrenará el sábado por la tarde en el Estadio Monumental con los trabajos de pelota parada y luego irá al Faena Hotel, desde donde se trasladarán a la Bombonera.

Dejanos tu comentario