Brasil: la Corte puso trabas a la venta de armas ante el temor a un aumento de la violencia política

Jair Bolsonaro, había flexibilizado el acceso a las armas. Ahora la Corte, en medio de la campaña electoral, dio marcha atrás con lo dispuesto por el mandatario.

La Justicia de Brasil suspendió este lunes temporalmente algunas de las facilidades para la compra de armas que había dispuesto el presidente Jair Bolsonaro ante lo que consideró el «riesgo de violencia política» durante la campaña electoral que desembocará en los comicios de octubre.

«El inicio de la campaña electoral exacerba el riesgo de violencia política», lo cual «torna de extrema y excepcional urgencia» la necesidad de restringir el acceso a las armas y municiones, escribió el magistrado del Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) Edson Fachin.

De acuerdo con el tribunal, la decisión de Fachin establece que solo pueden tener armas «las personas que demuestren concretamente su efectiva necesidad», una de las reglas que Bolsonaro flexibilizó por decreto.

Fachin dijo haber tomado la decisión «a la luz de los recientes y lamentables episodios de violencia política», aunque no especificó a qué eventos se refería.

También dispuso el juez que «la compra de armas de fuego de uso restringido solo debe autorizarse» por motivos de «seguridad pública o defensa nacional, no en función del interés personal», como ocurre con algunos Cazadores, Tiradores deportivos y Coleccionadores (CAC, en portugués) que pueden comprar fusiles de asalto.

Esta categoría, que saltó de 117.000 a más de 673.000 registros durante el gobierno de Bolsonaro, preocupa especialmente a los especialistas en seguridad, que, según la agencia AFGP, temen episodios de violencia a medida que se acercan las elecciones del 2 de octubre, que aparece fuertemente polarizada ente Bolsonaro y el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Los constantes cuestionamientos de Bolsonaro al sistema electrónico de votación hacen temer que sus seguidores rechacen una eventual derrota y repliquen escenas como la invasión al Capitolio de Estados Unidos, en enero de 2021, después de que Donald Trump perdiera en las urnas.

Aunque no es retroactiva, la decisión de hoy de Fachin tiene efecto inmediato hasta que el pleno del STF concluya su análisis sobre la constitucionalidad de los decretos, suspendida desde hace un año.

La resolución se suma a otra adoptada la semana pasada por el STF, que restringió el porte de armas en los centros de votación, en otra señal de preocupación en torno a posibles episodios de violencia.

Dejanos tu comentario