Brasil: Lula da Silvia y Jair Bolsonaro protagonizaron el primer debate presidencial

Se trató del primer debate televisado de cara a las elecciones presidenciales de octubre.

De cara a las elecciones presidenciales en Brasil, el presidente Jair Bolsonaro y el ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva protagonizaron este domingo el primer debate televisivo.

Es la primera vez que los dos archirrivales, figuras centrales de la historia reciente de Brasil, se miden cara a cara, en la que es considerada la elección más polarizada desde el regreso a la democracia en 1985.

Además de Lula y Bolsonaro, el encuentro reunió a otros cuatro candidatos, entre ellos el ex ministro de Hacienda Ciro Gomes (PDT, centroizquierda); y la senadora Simone Tebet (MDB, centro), tercero (7%) y cuarta (2%) en los sondeos.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, del Partido Liberal (PL) y su adversario, el ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), se tildaron recíprocamente de «mentiroso».

Bolsonaro destacó que su gobierno aumentó el programa social Auxilio Brasil a 600 reales (120 dólares) por mes y acusó a Lula de «mentir» por haber dicho que el PT dio apoyo a ese incremento cuando este fue votado en el Parlamento.

En este marco, el mandatario aseguró que la mentira está en el «ADN» de Lula y del PT, además de asegurar que la economía de su país está en un gran momento y que sus políticas sociales son acertadas.

Bolsonaro afirmó que el PT está interesado en que los humildes no salgan de la pobreza para poder manipularlos. Lo dijo en el segundo tramo del debate.

Luego de escuchar a Bolsonaro, Lula respondió que el mandatario «adora citar números que ni él cree» al describir la situación de la población pobre y la economía.

El candidato del PT, favorito en las encuestas, señaló que «hay una mentira en el aire» al comentar los dichos de su adversario.

Cómo fue el debate presidencial en Brasil

Organizado por un conjunto de medios brasileños, entre ellos la Rede Bandeirantes y el periódico Folha de S. Paulo, el debate es fue primero del calendario de campaña con vistas a los comicios del 2 de octubre.

Lula, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, lidera la carrera electoral con 47% de la intención de voto contra 32% de Bolsonaro, según una encuesta del Instituto Datafolha publicada el 18 de agosto. Otros sondeos también ubican a Lula en la delantera, aunque con una ventaja menor.

Ambos candidatos estuvieron ubicados lado a lado durante el debate, de acuerdo con el sorteo de lugares realizado por los organizadores.

A lo largo de tres horas, los postulantes respondieron preguntas de los moderadores, de un conjunto de periodistas, y podrán cuestionar a sus adversarios.

El viernes, Bolsonaro dijo que debería «estar» en el debate, aunque temía tornarse blanco favorito de sus oponentes.

«En un momento creí que no debía ir, ahora creo que sí. Voy a ser fusilado, van a dispararme todo el tiempo (…) pero creo que mi estrategia va a funcionar», afirmó el mandatario en una entrevista con la radio Jovem Pan.

Por razones de seguridad, no hubo espectadores en el estudio.

En 2018, cuando ganó las elecciones, Bolsonaro participó solo en los dos primeros debates presidenciales. Faltando un mes para la primera vuelta, fue apuñalado durante un acto de campaña y tras pasar por una cirugía, no volvió a debatir.

Ni Lula ni el ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso (PSDB, centro) participaron en debates antes de la primera vuelta cuando buscaron la reelección en 2006 y 1998, respectivamente.

Dejanos tu comentario