Mario Pereyra: El Hombre Radio

Por Alfredo Cieres.

Hace 35 años, un histórico de la vieja LV3, Don Armando Miguel Montoya, me tomaba una prueba en la emisora y después de leer unos cables y hacerme anotar en un cuaderno algunos de los pedidos que tendría que poner al aire en su programa (La Hora del Pedido) que le llegaban por correo a la radio, me decía; “Mirá a esos dos pibe, son lo que se harán cargo de la de la Casa” dijo en un tono, que después con el paso de los años y cuando alguna tarde compartía con Don Armando los estudios de la ex Radio Acuario, comprendí. Los “esos dos” que referenciaba Montoya, eran Mario Pereyra y Rony Vargas, recién llegados de San Juan y con un proyecto bajo el brazo que llegó hasta estos días. Yo fui convocado a trabajar en otros Medios de Buenos Aires y ahí terminó la posibilidad local. Pero desde ese momento hasta que dejó de estar al aire, Mario Pereyra logró todos sus objetivos comunicacionales.

Las formas utilizadas y estilo, intentó ser copiado por cientos de animadores en la radiofonía local. Nunca lo lograron, siempre escuchando e imitado y nunca, nunca igualado. Quienes lo imitaban y en su mediocridad renunciaban al intento y terminaban odiando al que trataban de emular.

Pereyra era el ídolo con el que muchos querían trabajar, pero sino llegaban a estar en su equipo o eran reculados en su intento, ya dejaba de ser el genio para transformarse en el insoportable, o el lo que fuere.

“No me lo banco más a Pereyra!!” “es insoportable, no lo escucho nunca” “me lo banco un ratito y después pongo otra cosa!” y de ese -y otro calibre- podíamos escuchar comentarios de muchos animadores, locutores y periodistas que hubieran pagado, por estar junto a él, (se de unos cuantos que lo hicieron) junto al éxito, junto a la mayor audiencia… pero no fueron tenidos en cuenta. Esos mismo que decían “que no se lo bancaban”, nunca de manera individual y en otros medios pudieron superar sus niveles de audiencia en Córdoba.

Pereyra marcaba agenda y el resto de los medios -a regañadientes- los escuchaban en sus redacciones, ya sean diarios, Agencias de Noticias, FM y Canales de tv (donde está la Noticia!!) reza el slogan de la casa que èl mismo reconstruyó.

Gobernadores, Intendentes, legisladores, la clase política toda, sabía lo que representaban 10 minutos el aire con Pereyra. El índice de penetración y el impacto que ejercía ante sus escuchas fue insuperable. Las formas?…si, se las podrá seguir discutiendo.

Generador de Noticias, en la mañana y de un ritmo que nadie pudo superar. No se puede decir si querido u odiado en las mismas cantidades, pero generó lo que quiso y con ello, esos estados de animo que le permitían tener en equilibrio (bastante equilibrio) a sus oyentes.

Les gustase o no como tratare algún tema o les encrespara los pelos con algunas definiciones reñidas con lo que se te ocurriere, o estando presente en la campaña que se plantera en términos solidarios, Pereyra estaba.

Logró el equilibrio… Un fenómeno comunicacional que sostuvo por 35 años. Hay homenajes, recuerdos, animosidades, resentimientos, agradecimientos, al hombre Radio. Quedarán espacios en las redes para comentar a cerca de como todos los arcos que componen el tejido social y político terminaban hablando o “cerrando” con él.

El Medio, extiende una capacidad natural del hombre, que es la de poder llegar un poco más allá con el habla; la gente eligió a Pereyra por 35 años y él supo hacer de eso un arte que hasta ahora nadie supo mejorar y del que no aparece un claro emergente, por más que haya unos cuantos que se excitan ahora con la posibilidad de sucederlo.

Con Mario Pereyra, se fueron “esas formas” de hacer radio. Mañana lunes comienza una nueva etapa en la radiofonía Cordobesa… habrá que ver, de que va la cosa.

Dejanos tu comentario