«Maté a una persona y la quemé en la parrilla», habría confesado el femicida de Campana según su padre

El hombre negó estar involucrado pero aseguró que su hijo, Agustín Chiminelli, le confesó el femicidio de María Alejandra Abbondanza.

El padre del principal sospechoso del femicidio de María Alejandra Abbondanza, la mujer que el pasado sábado fue encontrada descuartizada y parcialmente incinerada en una casa de la ciudad bonaerense de Campana, aseguró este lunes en su indagatoria que es inocente y denunció que su hijo le confesó el crimen y los detalles.

«Maté a una persona y la quemé en la parrilla», habría dicho Agustín Leonel Chiminelli, según relató su papá, Carlos Rubén en su declaración ante la fiscal Ana Laura Brizuela, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Zárate-Campana, quien lo indagó como coautor del «homicidio calificado» de Abbondanza.

En su descargo, el jubilado aseguró que él no tuvo «nada que ver» con el crimen, tal como lo había manifestado momentos antes en su respectiva indagatoria su esposa y madre de Agustín, Liliana Esther Sánchez.

La mujer declaró que ella se enteró de lo ocurrido cuando llegó la Policía a su casa; sin embargo, fue su esposo el que se refirió al diálogo que él mantuvo en ese momento con el hijo de ambos, que vive con ellos.

De todos modos, los padres no pueden declarar en contra de sus hijos, por lo que, desde lo jurídico, estos dichos del joven no cuentan como una confesión, aclaró un vocero judicial.

A su vez, Agustín fue el último en ser indagado, aunque se negó a declarar ante la fiscal Brizuela, quien dispuso que tanto él como sus padres continúen detenidos como «coautores» de «homicidio calificado», mientras se recaban elementos para resolver la situación procesal de los tres, añadieron los informantes.

«Todavía la investigación está en un estadío bastante prematuro, eso dificulta determinar exactamente cuál fue el rol de cada uno. Son distintas las consecuencias si les imputamos (a los tres) el hecho o el encubrimiento, que en el caso de los padres no es punible. Hoy están los tres imputados», destacó otra fuente con acceso a la causa.

En tanto, en el marco de la pesquisa, la Policía Científica levantó de la casa donde fue hallado el cuerpo de la acompañante terapéutica 288 muestras que serán analizadas para ver cuáles sirven para cotejos de ADN.

Además, se estableció que el pasado 10 de septiembre una ex pareja del joven ahora detenido había realizado una denuncia en su contra en el Juzgado de Familia de Campana por violencia, hecho por el que se había ordenado una restricción de acercamiento.

Por su parte, otra ex pareja, de nombre Milena, realizó el domingo un posteo en las redes sociales en el que describió a Chiminelli hijo como un «psicópata»,

«Siempre fuiste un psicópata y un manipulador disfrazado de nene bueno. Me hiciste la vida miserable mientras estuvimos vinculados y hay muchos testigos. Hasta de cuando te partiste una baldosa en la cabeza para que no me vaya con mis amigas», expresó la joven en su perfil de Instagram.

La ex del ahora detenido también hizo referencia a los padres del joven, quienes según ella «lo apañaban». En este sentido, agregó: «Veían todo lo que hacías y me hacías pasar» y lo «apañaban por ser su único hijo, encerrándome en su casa porque si me quería ir el nene se ponía violento y si ya había roto cosas empezaba a volar otras por el aire».

«Los tres son una porquería y espero que se caguen pudriendo. Me duele pero hace unos años pude haber sido yo. Varias veces me vi muerta en manos tuyas Siempre supe lo que podías llegar a hacer vos y tus viejos. Estoy segura de que si muchas hablan, pasaron por el mismo calvario. Yo tuve un Dios aparte de poder zafar, pero María no. Espero que pagues todo», cerró la joven en su relato.

Las dos ex parejas de Chiminelli hijo ya fueron citadas por la fiscal Brizuela para declarar como testigos, al igual que otras personas vinculadas a la familia acusada.

Dejanos tu comentario