Pablo Ortiz…El Intocable

Por Alfredo Cieres

Una de las habilidades de los que transitan la vida política y que consiguen a fuerza de constancia y saber dónde y cuando llegar a su meta, es la de poder tomarse de todo lo posible para ganar espacios, poder, protagonismo, crecer, hacerse de estructura, visibilizarse en los medios, mostrar los dientes a todo el mundo y llegado el momento -siempre en función de sus apetitos u objetivos- despegarse o arrimarse a quien fuere… como si el archivo no resistiera.
El ejemplo mencionado es aplicable al funcionario de la Municipalidad de Alta Gracia, Pablo Ortiz, quien aplicó hasta ahora, al menos el ochenta por ciento de la tesis enunciada en el párrafo anterior; si algo queda por delante dentro de lo que se llama meta, sin dudas es llegar al sillón de Lepri en las próximas elecciones donde es un misterio aun con quien jugará, -con cuantos se peleará- aunque las presunciones sobre este aspecto estén a la orden del día.
Cada vez que uno se acerca a la Municipalidad o algunas de sus oficinas dispersas en la ciudad, y casi en su gran mayoría, todos coinciden en que “Ortiz no tiene chances de nada a partir de diciembre… nada!!”, te dicen algunos que no pueden ni ver al ex concejal, hoy Secretario de Servicios Públicos; otros indican “ pero si no mueve nada”, dicen unos, u otros con más información aparente, señalan que “en el nuevo esquema del Intendente Torres para el año que viene no está contemplado; y se lo ha pedido el Hugo (será Testa?) al Marcos” en una sentencia que no deja de ser interesante.
Si pasas por la calle Arzobispo Castellano, si allí donde esta la sede del Partido Justicialista, algunos históricos que -alguna vuelta le dan al edificio de vez en cuando- te dicen que “ahora con la vuelta del turco (será Walter Saieg?) se prende fuego todo y seguro el fósforo será Ortiz, si lo tocan en el gabinete del Marcos”.
Los interesante que más allá de lo que venga, de los rumores de Cambio en el Gabinete Municipal, de la oxigenación que algunos reclaman, de la vuelta al ruedo político de algún dirigente del PJ local, de las sospechas, las presunciones, las elucubraciones, al medio de la discusión está el nombre del “que no tiene nada”… Pablo Ortiz. Pero, que es lo que NO TIENE?, veamos: fue a una interna feroz con en el PJ, defenestró hasta donde pudo a los hermanos Torres y a su entorno en esa campaña jugando con el respaldo de Walter Saieg -enfrentado al Torrismo- termina en un lugar expectante en la lista de los candidatos a concejales. Asume como tal y de manera paralela, negocia cargos – también expectantes – para su entorno, su gente, en distintas secretarias, se destaca y mueve el tablero en el Cuerpo, amenaza con un interbloque, alianzas con otros ediles -al menos con uno, que hace pasar de largo- y cierra en pocas semanas – luego de haber tenido un paso por el COE Regional – para terminar al frente de la Secretaria de Servicios Públicos de la Municipalidad de Alta Gracia, como el hombre de mayor confianza y el principal asesor del intendente Torres.
El que “no tiene nada” o “no mueve nada” es el Eliot Ness de la política local, un Intocable, que si es movido del gabinete, vuelve a un tibio Concejo Deliberante para con su impronta seguir consiguiendo por medio de presiones, hacerse de su objetivo; él ya tiene estructura. Cuando ingresó al Consejo con esta Gestión, era tan solo una semilla más del cuerpo legislativo. Ante la tibieza del resto, se transformó en un sólido árbol que metió bajo su sombra a los necesarios para solidificar y hacer crecer su especie, tiene estructura, está fuerte, da sombra, y “el que NO tiene Nada”, con poco ya tiene un bosque. El resto de “las semillas”, aún están en el germinador y se conforman con esa minúscula y pequeña dosis estatutaria que da el “cargo” -pilcha grande para muchos-.
Pablo Ortiz, es el Intocable y demostró de movida que quiere y a donde va, utilizando -posiblemente y es materia de discusión- otras formas o las que se conocen de él; quien lo niega y lo resiste son los que están preocupados. Quien lo reconoce? El que indefectiblemente no tiene más salida que aceptarlo. Si Ortíz es Eliot Ness, quien será su Al Capone?

Dejanos tu comentario