EL LOCUTOR EDGAR MORENO FUE DETENIDO POR ESTAFA

Por una mega estafa millonaria con el manejo de criptomoneda, hay órden de detención para diez personas en Córdoba. Entre ellas, el locutor radial Edgar Moreno, conductor que pasara por Radio Popular y Suquía, entre otros medios.

La Fiscalía de Instrucción del Distrito I Turno I dispuso este viernes la imputación y detención de Ignatov Konstantin, Ruja Ignatov o Ignatova, Eduardo Alejandro Taylor, José Gordo, Gustavo Adolfo Amuchástegui (contador), Andrés Matías López, Mariana Noel López, Manuel Vicente Peralta Guevara, Mónica Gabriela Blasco, Daniel Cornaglia, Ricardo Beretta; y el citado Moreno.

Personal policial de la Unidad de Investigaciones de Causas Complejas, procedió a realizar múltiples allanamientos en busca de elementos de prueba para la causa y de los involucrados. Se encontrarían prófugos en el exterior Ignatov Konstantin, Ruja Ignatov o Ignatova, Eduardo Alejandro Taylor, José Gordo, en tanto que los otros implicados fueron detenidos en el marco de los procedimientos dispuestos por asociación ilícita y estafa reterada en concurso real.

Se trata de una maniobra con ramificaciones en Estados Unidos y en Bulgaria, entre otros países, según publicó La Voz. La criptomoneda es “dinero digital”: cualquier persona puede invertir billetes físicos para adquirir esta moneda virtual, que opera por fuera de los bancos y puede ir mejorando su cotización a medida que su uso se extiende.

La falta de regulación estatal y la promesa de poder multiplicar de manera veloz la inversión forman parte del combo con el bitcoin como fenómeno más conocido, aunque no el único. A la par de más de una decena de criptomonedas que operan en todo el mundo con resultados óptimos, también comenzaron a aparecer en los últimos tiempos diferentes formas de fraude con el dinero digital: invertir en criptomonedas que en realidad no existen.

En Córdoba, desde hacía ya al menos unos tres años, un grupo de personas comenzó a buscar inversores para onecoin, un sistema creado por la búlgara Ruja Ignatova, cuyo paradero es un misterio desde 2017. En Córdoba, la firma OneLife, habría ofrecido un modo de inversión basado en el sistema “piramidal” por el cual cada inversor, además de aportar dinero propio en la compra de estas supuestas criptomonedas, debía buscar dos o más inversores, que harían lo mismo. Por cada nuevo “cliente”, el inversor iba recibiendo distintos beneficios.

A cada inversor se le daban una cuenta y una clave para realizar el seguimiento de cuántas onecoin iban acumulando. Uno de estos inversores fue un hombre que denunció haber sido contactado en marzo de 2018. Tras unas reuniones, fue incorporado a un grupo de WhatsApp formado en 2017. Primero invirtió mil euros y después, casi 70 mil dólares, según afirmó.

Fuente La Voz

Dejanos tu comentario